Seleccionar página

Valdés volvió a ganar en el segundo concurso de diseño del blog. Esta vez toca analizar su lugar de coste 4 ganador. Uno de los tipos de carta más difíciles de diseñar en Juego de Tronos LCG 2.0 pero también de valorar, vamos a ello.

El diseño Lore

Si bien el anterior diseño de Valdés ganó por Lore, esta vez lo hizo por apoyar una temática. A mi parecer eso hace que la carta se resienta a la hora de buscarle un sentido en el contexto de las novelas.

Aunque es lo de menos, decir que tuvimos que cambiar el nombre original «Cubil del lobo» por «La Guarida de los Lobos». El motivo es que existe un castillo llamado «Cubil del Lobo» en el universo de Canción de Hielo y Fuego y poco tiene que ver con lobos.

El primer punto donde falla es en el de asociar un lugar de coste 4 con una formación natural. Es difícil mapear un esfuerzo económico grande con «traer» una cueva al campo de batalla. También chirría que una cueva sea un lugar único, especialmente porque en los libros no se comenta en ningún momento la existencia de una guarida de este estilo. Sólo es conocido El Bosque de los Lobos en sí.

Respecto a la habilidad, podríamos entender este lugar como un «portal» de lobos. Si bien los personajes se convierten en huargos con este lugar, la idea detrás es la de imaginarnos que lo que sale de la Guarida son solo canes. Podemos comprar la idea, y lo hacemos, pero el hecho de que matar un lobo dentro del campo de batalla se traduzca en que muera una Catelyn o un Wyman podría sacar del juego a más de uno.

El icono de intriga que ganan los lobos a raíz de tener su Guarida disponible es también difícil de justificar. Se entiende por reforzar temática, pero hubiera encajado mucho mejor una habilidad protectora o de «ida y vuelta» de los huargos.

Si me gusta la reacción forzada, curiosamente puesta para balancear la carta. Me transmite que la manada tiene difícil proteger la Guarida y atacar a la vez.

El diseño jugable

Como digo, la baza de Valdés en este concurso fue la de apoyar una temática abandonada. El motivo detrás de esto es que los lobos solo tienen un icono y es difícil estabilizar algo partiendo de ahí. Con su carta Valdés le da una profundidad importante a estas barajas solo a base del icono extra.

La posibilidad de bajar «Huargos» por sorpresa es el boom de potencia del diseño. Al margen de las reticencias en el lore, es una habilidad muy potente y original. Solo le pongo un «pero» y es que al permanecer para siempre en juego, habría que jugar con tokens.

Funcionalmente el diseño me parece superajustado. Para muchos el malus hace la carta inviable y a pesar del feedback Valdés ha decidido mantenerlo. Creo que es una decisión muy acertada. Esa limitación le da mucha riqueza a la partida. El jugador Stark tiene que cuidar mucho sus ataques y sus defensas. Seguramente asumiendo muchísimos sin opos.

A decir verdad en cuanto el lugar te baje 2 huargos potentes ya habrá merecido la pena, especialmente si es un huargo que levanta a todos tus personajes Stark o que te roba cartas.y se levanta. Además mola que el Bran de huargos sea un potencial tri-icono y que sea lobo huargo.

Conclusión

Valdés ha conseguido una carta equilibrada que además no es autoinclude y alrededor de la cual es difícil construir incluso pensando en un mazo solo de Lobos Huargo. Habilita un arquetipo querido por muchos jugadores Stark y tendría muchísimos intentos por parte de ellos para verlo funcionar. Una gran idea. Enhorabuena una vez más Valdés!

¿Y tú, que opinas de La Guarida de los Lobos? Estad atento al próximo concurso de diseño!

La Guarida de los Lobos volverá….