Seleccionar página

La caja Baratheon (La Furia de la Tormenta) ha llegado para dar una segunda oportunidad a los ciervos en Juego de Tronos LCG. Mecánicas interesantes, rasgos potenciados, y versiones de los personajes más ilustres de Bastión de Tormentas enriquecen el juego estas semanas y dan un vuelco al metajuego. Sin embargo, la nota discordante la da un Renly Baratheon que reniega de sus colores para potenciar el estandarte del venado, en una especie de sabotaje a los planes de  Baratheon para triunfar como casa principal. ¿Lo conseguirá? En mi opinión, no.

Como habréis podido adivinar, no vengo a discutir la caja Baratheon, algo que ya hicimos DavidDave, Rabs y yo en el episodio 41-42 de “Una cabeza y dos picas”. Mi objetivo más bien es vomitar mis reflexiones sobre una carta que ha despertado admiración y miedo en muchos jugadores.

Esta versión de Renly es ciertamente difícil de valorar. Un efecto bueno combinado con un evidente desajuste de números (coste-FUE) siempre puede salir por cualquier lado. Ante este tipo de cartas las valoraciones son más subjetivas que nunca, ya que quedan supeditados al estilo del jugador, tanto en lo referente a sus arquetipos preferidos como a su modo de plantear las partidas.

Renly Baratheon llega a este blog no solo para ser criticado, sino porque es una carta que podemos analizar desde los conceptos que llevamos manejando aquí desde el principio. Arquetipos, fases de juego, riqueza de iconos… Si bien es un personaje complejo de analizar, intentarlo también es un ejercicio que puede ayudarnos a pensar de otra manera.

Como aún no tenemos cargada la web, dejo la traducción de su caja de texto por aquí:

“Renombre. Acción: Arrodilla tu carta de facción para poner un personaje no-Baratheon con coste impreso X o menos en juego desde tu mano.  X es la FUE de Renly Baratheon”

Carta de Early

Lo primero que podemos decir de esta carta es que es economía. Y sin dar muchos rodeos: Las cartas económicas son cartas de early game. Por lo tanto esta versión de Renly es una carta que deseamos tener al comienzo del juego. Brilla en setup, y el turno que la reclutas tiene un potencial autosuficiente de ser como mínimo un FUE 3 Tricono-renombre por 3 de oro. Por supuesto su potencial económico va mucho más allá, recurrente y mejorable hasta puntos irrisorios. Y de ahí esa sensación global de ser una carta tan potente.

Arquetipo

El párrafo anterior ya nos dice que en mazos rápidos (Aggro) esta carta da lo mejor de sí. Su economía integrada combinada con el renombre hace que pueda encajar perfecto en un juego explosivo que quiera terminar rápido. Sin embargo, en mazos midrange con robo adecuado también podría servir para recuperar una mesa contra los mazos de control, con todo un renombrero que participa en los 3 iconos y que además baja un efectivo extra.

Tempo

La carta es puro tempo. No sólo en el sentido clásico de ventaja de recursos e iniciativa, sino en su flexibilidad de activación, probablemente el punto más fuerte del personaje. Podemos meter personajes en juego en cualquier momento de la partida.

Los problemas

Las bondades de la carta las vemos solo leyéndola. Ahora bien, las barajas que la incluyan deben ser capaces de mitigar una serie de problemas que trae consigo el personaje, y de los que no se habla tanto.

Hay que usarlo todos los turnos

Si bien su efecto no es obligatorio, el hecho de gastar slots (probablemente más de uno) del mazo en esta carta te fuerza a explotarla al máximo. Con otro tipo de efectos esto no es un problema, pero con efectos de economía esto se traduce en un despliegue exagerado de tropas con el autodesgaste de mano correspondiente y la vulnerabilidad al reset asociada. No te puedes permitir meter a Renly en el mazo y escatimar en despliegue. Cada turno que no lo uses es un turno que podías haber metido un coste 6 mucho mejor en la baraja.

Esto prácticamente obliga a diseñar barajas que o bien ganen muy rápido o bien roben mucho. Esto último generalmente solo es posible condicionando las tramas o con condiciones de robo pesadas basadas en localizaciones (que no sufren de forma tan drástica los resets).

Es economía condicionada.

Para empezar, condiciona la construcción. Una afirmación obvia pero ineludible, es una carta que condiciona al mazo antes de que exista. Este tipo de cartas reducen mucho su campo de acción y por lo tanto su posibilidad de triunfar en el meta.

Su reducción está capada por arriba. Si la FUE de Renly fuera no modificable, la carta nos dejaría muy fríos ya que para rentarla al máximo siempre tendríamos que llenar la casa de ineficientes costes 3.

La carta está diseñada pensando en los modificadores de FUE sin duda, pero si es así como queremos usarla… estamos condicionando el funcionamiento de esos modificadores.

Además, no hay que olvidar que los bonificadores más comunes están en torno al +1/+2, incluso en casas como Tyrell. Lo que deja el rango más probable de acción de Renly en los costes medios, que no son costes óptimos para todas las casas.

Es una carta tan condicionante, que con todo lo que hemos visto obliga a configurar la baraja en sentidos muy concretos:

  • Estandarte con una casa que disfrute de bonificadores de FUE genéricos y estables.
  • Estandarte con una casa  con gran protagonismo en sus costes 3 o menos, para garantizar estabilidad y eficiencia en su activación.

Es economía vulnerable

Las localizaciones no limitadas son más vulnerables que las limitadas, y los personajes son más vulnerables que las localizaciones.

A pesar de tener su valor principal en el tempo, también tiene ahí su mayor riesgo. Cualquier neutralización en el turno en el que lo juegas puede dejarte detrás en ese punto de la partida. Desde unas pesadillas jugadas tras aplicarle el bonus de FUE o una leche de la amapola hasta un Fanático del Dios Ahogado o una Traición.

Obliga al Estandarte

Aunque su habilidad sea reductora, es una carta cara para tener de Estandarte. En cuanto a coste las cartas estandarte se asemejan en pago a una carta neutral. Esto hace que el balance económico positivo que trae la carta se resienta. Podría suceder que por 6 de oro puedes tener el equivalente a un coste 7 (Renly sin acción podría valer 4g), pero a lo mejor un coste 7 te hubiera salido por 4 o 5 con reducciones.

Por otro lado, no hay que olvidar que el Estandarte obliga a incluir 12 cartas de esa casa. Esto a mi parecer es MUY importante, ya que los mazos deben ser coherentes con su arquetipo y plan de juego y lo cierto es que no parece que en Baratheon haya muchas cartas que compartan el estilo que plantea este Renly.

No es un fín, es un medio

Pero sobre todas las cosas, es una carta cuya labor es meramente habilitadora. Sí, tiene 3 iconos y un renombre pero una FUE muy discreta y vulnerable. Su mayor valor es habilitar a otras cartas. No te la metes para que sea la protagonista de tu baraja, sino para que tus efectivos fluyan mejor.

En este sentido, su restricción de construcción puede engañar al constructor: Puede parecer que debes construir un mazo para aprovechar a Renly, cuando en realidad lo que deberías es pensar en un mazo cuya estrategia mejore con Renly.

El papel de Renly en sus mazos

Teniendo en cuenta todo esto, vamos a hacer el ejercicio de imaginar el papel que jugaría Renly en distintos tipos de baraja. Hay que tener siempre en mente que todos estos mazos serán siempre «Estandarte del Venado» o extraños falsa bandera que renuncien a una gran cantidad de cartas leales.

Mazo Midrange de curva estándar

Supongamos que diseñamos la baraja con personajes baratos, medios y altos y queremos garantizar la estabilidad del carismático rey. Suponiendo que lo vemos al principio de la partida, hay dos maneras de plantear el uso de Renly:

  • Asumir que Renly solo va a reducir costes de 3 o menos: En un mazo estándar Midrange su activación será decepcionante. Estas barajas normalmente usan los costes bajos para mitigar claim o desplegar iconos variados en situaciones de mesa pequeña. Su papel en la mesa suele ser irrelevante. Además, no ser un mazo plagado de estas cartas puede llevar a situaciones donde Renly no pueda activarse.
  • Incluir modificadores de FUE estable para ampliar su potencial reductor: En una circunstancia así, podríamos jugar un coste medio virtualmente gratis por turno. Eso sí, los bonificadores siempre deben ir dirigidos a Renly. Algo que no está mal pero ¿veríamos bien una carta cuyo efecto dijese: «Sólo Renly Baratheon? Ni que decir tiene que esto es aún más exagerado si queremos reducir costes altos. Por otro lado, si no usaramos los bonus de FUE centrados en el rey, volveriamos a una situación parecida a la del caso 1.

Mazos Midrange que garanticen el segundo punto (el primero es genérico), casi se reducen únicamente a Tyrell, donde por cierto, ya hay un gran Renly Baratheon.

Mazo Midrange de curva baja

Una opción inteligente sería no ambicionar a jugar personajes de coste alto con Renly, estabilizando su uso a los personajes bajos y seguir paganado a tocateja aquellos (pocos) pinos que tengamos. Esto haría que la carta fuese mucho más estable a la vez que es coherente con la estrategia genérica de la baraja. En este caso el único problema que tenemos están asociados a la baraja en sí o en la limitación de construcción que implica.

La casa que por definición es Midrange de curva baja es Guardia de la Noche, cuya naturaleza parece muy endogámica como para hacer experimentos con Renly. No podemos negar que cualquier otra casa pueda jugar con una estructura de mazo similar aunque probablemente no sean muy competitivas.

Mazo Aggro-Rush con curva media-baja

Sólo vamos a contemplar la variante de Aggro-Rush con curva media-baja, ya que una con curva alta, como podría ser un Lannister típico de familia, requeriría de una gran carambola para que Renly fuera aprovechable.

A mí parecer este arquetipo es una de las mejores opciones para brillar de este personaje. Si vamos a rush no hay que preocuparse por tener que usarlo todos los turnos, solo ser explosivos desde un inicio. Aquí la viabilidad del personaje queda ligada al del arquetipo: ¿Es bueno este mazo de rush de costes 3 o menos? ¿Mejora tanto con Renly como para ensuciarlo con 12 cartas Baratheon?

Mazos de Control

No somos pocos los que hemos evaluado las posibilidades de integración de este Renly en los mazos más controleros. La gran virtud que tiene esta carta de economía es que permite poner personajes en cualquier momento del juego, algo que casa mucho con estos arquetipos. Por supuesto, hablamos de la casa Martell.

Para los de Dorne, el Estandarte del Venado no es un desconocido. Ya hicieron muy buenas migas en el pasado sinergizando el control de iconos y de arrodillamiento de ambas casas, por lo que esta circunstancia no sería un handicap. En este caso la reducción de Renly es mucho más acentuada ya que los efectos de entrada son más caros vía emboscada. Además, Renly sería el rey que necesitaría la casa para asumir los El Rey en el Norte.

Sin embargo, la naturaleza del personaje hace que la integración no sea tan simple. Como hemos dicho, este tipo de cartas brillan en el «early», que es precisamente la etapa discreta de los mazos de control. Además, una característica del juego Martell más controlero es que hay pocos objetivos para los efectos de odio, siendo cartas habitualmente muertas. Este Renly sería la diana de la baraja, aunque sea solo por poder usar esas Leche de la amapola que de otra manera no rentarían en la partida.

La comparación con Hizdahr zo Loraq

Se han comparado largo y tendido los dos reyes. Lo primero a decir a este respecto es que tras su restricción, Hizdahr zo Loraq ha quedado como una carta totalmente discreta, cuya potencia siempre ha estado ligada a sinergias abundantes habituales en los mazos del dragón.

Pero en la comparación individual en mi opinión el rey Targaryen tiene mucho más a su favor. Si decimos que el gran valor de Renly está en poder meter a los personajes en cualquier fase, la realidad es que es un valor igual al que da Hizdahr (con Renly al final también queremos meter los personajes en retos), solo que este con limite de 1 por fase sin necesidad de arrodillar la carta de casa. Además, la reducción es real, mostrando mucho menos condicionante, lo mismo te da reducir un Drogon que una sombra de coste 2. Es cierto que el coste de descartar una carta es mayor, pero es coherente con lo que se espera del efecto, que es bueno sin ningún tipo de handicap, al contrario que el de Renly cuya utilidad es condicionada desde la construcción al devenir concreto de la partida.

Hizdhar además, apoya el estilo principal de toda su casa.

Conclusión

Renly es un ejemplo perfecto de como un efecto puede clasificarse por su arquetipo. Siendo la carta tan buena como podemos considerar que lo será el tipo de mazo en el que entre. Pero además, en como de bueno es ese arquetipo en la casa en la que se intente implementar.

El tempo es explosividad, un efecto de este estilo es mejor cuanto menos dura, casi por definición. Las cartas tempo recurrentes en el tiempo se ahogan en su propio concepto, dinamitando recursos. Además en el caso de renly este tempo recurrente tiene un coste caro tanto en construcción como en valor de oro, en un trade-off muy poco habitual para este tipo de efectos.

El tiempo dirá que es lo que sucede con esta carta. Si bien este análisis es arriesgado, espero que al margen de si al final resulta acertado o no, sirva para  asentar los conceptos más clásicos de los juegos de cartas.

Renly Baratheon verá sus mazos, pero en mi opinión (bastante controvertida) lo mejor que acabará dejando esta carta con el tiempo es su carácter «Nedly». Renly Baratheon lo dió todo al principio de la historia, convocó en tiempo record a todos los banderizos del sur, coronándose el primer rey de la Guerra de los 5 reyes. También fue el primero en morir.